Tipos de cueros

¿ De donde proviene el cuero y que tipos de cueros existen ?

El cuero proviene de una capa de tejido que recubre a los animales. La capa de piel es separada del cuerpo del animal, eliminando en el proceso el pelo o lana y sometiéndola a un proceso de curtido. Tiene unas propiedades de resistencia y flexibilidad muy apropiadas para su posterior manipulación.

Hay varios tipos de cuero. El cuero se puede clasificar según su procedencia o según el tratamiento que se haya utilizado después de curtirlo.

Los Tipos de Cuero :

  • Según su procedencia. Cuero de bovino, caprino, porcino, equino, nutria, chinchilla, reptil, pez o cervino. Las costumbres de vida del animal, su edad, sexo o estación del año en la que fue tratada influirá en la estructura de las pieles.

 

  • Según el tratamiento post-curtido. El curtido es el proceso que se lleva a cabo en la piel del animal para pasarla de putrescible a cuero imputrescible. Tradicionalmente para este proceso se ha utilizado el tanino, un compuesto químico que evita la descomposición de la piel.

 

Cuero cocido : El cuero se endurece metiéndolo en agua, cera o grasa hirviendo. Dependiendo de dónde se sumerja, la resistencia final será distinta, consiguiendo un mejor resultado cuando se introduce en cera o grasa. Cuando el trozo de piel se enfría resulta muy moldeable, manteniendo después la forma obtenida una vez que se endurece.

Cuero graso : El más resistente al agua. Con este tratamiento se reponen los aceites naturales del cuero tras el proceso de curtido. El engrasado hace que el cuero se mantenga más flexible e impide que se vuelva quebradizo, dándole un mayor tiempo de vida. (Ejemplo de bota de seguridad con cuero graso).

Cuero teñido : Es un cuero tratado con colorantes para conseguir tonos decorativos. Todos los tipos de cuero se pueden teñir. Se utilizan tintes de anilina disueltos en alcohol o pinturas acrílicas. Dependiendo del tipo de cuero que se quiera obtener como resultado final, se utiliza una técnica u otra.

Charol : Cuero cubierto con una capa de barniz de poliuretano, dándole un brillo característico. De esta forma el cuero se vuelve un poco más impermeable y resistente.

Es importante saber diferenciar el cuero de la cuerina. Mientras que el cuero es un material natural, la cuerina es un sintético. Según la Real Academia Española de la lengua, la cuerina es: “1. f. Arg., Hond. y Ur. Material sintético fino que se usa en el calzado de mala calidad y en muebles como sustituto del cuero”.

Aunque tengan un aspecto parecido, ni sus características ni los procesos para obtener ambos materiales son los mismos. Al tratarse de un sintético la cuerina carece de las buenas propiedades del cuero, haciendo que sea menos duradero y que con el uso pierda su buen aspecto.

Hay dos formas de saber rápidamente si lo que a uno le ofrecen es realmente cuero o si se trata de cuerina. La primera y más obvia es el olor; mientras que el cuero tiene un olor muy reconocible, la cuerina huele a plástico. La segunda sería prendiéndole fuego a la piel; si al arder huele a plástico, se trataría de cuerina, si por el contrario huele a piel o pelo quemado, se trataría de cuero.

En Ozapato decidimos hace ya más de 25 años que todas nuestras botas estarían hechas de los mejores tipos de cuero mexicano. Creemos que es el mejor material que se puede utilizar a la hora de fabricar una bota de seguridad, puesto que la vida útil y durabilidad es mayor, el pie transpira más y su aspecto es más bonito que el de cualquier bota de cuerina.